637 781 332info@duvetopia.com
Home / Almohadas / Historia de las almohadas. De la almohada de madera a la almohada viscoelástica

Historia de las almohadas. De la almohada de madera a la almohada viscoelástica

Quieres saber cómo las almohadas han evolucionado desde tiempos remotos hasta nuestros días; desde una simple almohada de madera hasta una sofisticada almohada viscoelástica? Embárcate con nosotros en este curioso viaje de descubrimiento.

Seguro que, a día de hoy, no concibes tu vida sin tu almohada. De hecho, es posible que, cuando te haya faltado, te haya costado mucho acostumbrarte a reposar sin ella. En este sentido, hemos de decir que las almohadas han formado parte de los usos y costumbres de la Humanidad desde tiempos muy antiguos.

Sin embargo, ya te imaginarás que ha llovido mucho desde las primeras almohadas y que aquellas no tenían la sofisticación y comodidad de una almohada viscoelástica de hoy en día. Por otro lado, la justificación de su utilización era la misma que a día de hoy: la necesidad de poder apoyar la cabeza en una postura correcta a la hora de descansar (en especial, para dormir).

Esta necesidad se ha mantenido inalterada a lo largo de los siglos, pero ha habido muchos cambios de materiales y formas, los cuales te vamos a contar a continuación. Quedan ya muy distantes las primeras almohadas de piedra y madera de las actuales y modernas almohadas viscoelásticas.

¿De dónde viene la palabra almohada?

Comenzamos este repaso histórico a las almohadas por la etimología de la palabra en cuestión, es decir, por su origen. En este aspecto, te hemos de decir que la formación de la palabra que dio lugar a la actual almohada del castellano se produjo en tres fases. La raíz desde la que se creó la almohada castellana es la palabra árabe jadd, la cual significa mejilla o lado. Con esta palabra, lógicamente, se podían formar expresiones relativas a descansar el rostro, la mejilla o de lado. Del árabe estándar procede la palabra mijadda, que significa cojín o almohadón. Por último, el andalusí (es decir, el que se hablaba en la península ibérica durante la ocupación árabe) añadió el artículo determinado -al a la palabra estándar, de manera que se formó el nombre al-mujadda.

Como puedes deducir, este último se trata del antecedente etimológico de nuestra almohada.

De la almohada de madera a la almohada viscoelástica a través de la historia de las civilizaciones

En las siguientes líneas, vamos a sumergirnos en el uso y las características de las almohadas por parte de las civilizaciones más relevantes del pasado. Haremos un viaje recorriendo el camino y  la evolución desde la almohada más sencilla hasta la almohada más moderna: La almohada viscoelástica. Acompáñanos.

Empezaremos por  la primera almohada que se conoce. Esta primera almohada  surgió en Mesopotamia; lo que es hoy en día Iraq. Allí las almohadas, era de piedra y tenían un uso ligeramente diferente al que le damos hoy en día. Básicamente, servía para mantener lejos de la boca, la nariz y las orejas a los insectos a la hora de dormir. En estos casos, nos remontamos a hace aproximadamente 9.000 años.

almohada-de-piedraEn las tumbas de los antiguos egipcios, se han encontrado almohadas de madera con una hendidura central, las cuales servían para reposar la cabeza. Eran más suaves que las de piedra que empleaba el pueblo llano, por lo que han sido descubiertas en las tumbas de los faraones y personas de clase social alta. De hecho, en los ritos funerarios egipcios, se consideraba que ser enterrado con la cabeza a cierta altura permitía al fallecido ver más allá del horizonte. Se creía también que la cabeza era el centro espiritual del cuerpo y la almohada se consideraba como un objeto cuya función era el cuidado de la cabeza. Algo así como un amuleto de protección. La obra “Nuevos Misterios del Antiguo Egipto”, escrita por Cassandra Eason, alude a la protección de las almohadas contra males como el insomnio y a sus dotes adivinatorias.

almohada-egipcia

Por su parte, en la cultura china se creía que las almohadas hechas con materiales suaves no lograban espantar a los demonios y, además, hacían perder energía y salud a sus usuarios. Por lo tanto, echaron mano de materiales duros, como la madera, la piedra o el metal. En esta antigua sociedad china, las almohadas inicialmente fueron piedras lisas y más tarde al final del siglo VI evolucionaron en bloques rectangulares de madera, bronce o porcelana. Generalmente estas almohadas, al igual que en la cultura egipcia, tenían una parte superior curva donde apoyaban la cabeza. Los emperadores y los miembros de la alta sociedad, por su mayor rango, contaban con preciosas almohadas de jade, porcelana o cerámica. Estas almohadas eran talladas (en el caso de la madera) o esculpidas y decoradas con esmaltes de colores,  con motivos animales, personas, plantas, paisajes de naturales o motivos geométricos.

Como curiosidad, en Asia y en tiempos más recientes; este tipo de almohadas se llegaron a conocer como “Las almohadas del opio”. Los fumadores de opio acostumbraban a recostarse de lado en estas almohadas tan duras. Contaban como después de haber fumado opio durante un rato, aun con lo duras que eran, se sentían tan confortables como en una nube.

Actualmente es fácil encontrar este tipo de almohadas en colecciones privadas o museos. Aunque también es posible encontrarlas en remotas aldeas de china.

almohada-china

(Puedes una colección muy interesante de antiguas almohadas chinas aquí)

Las almohadas de jade, cerámica y porcelana, labradas artísticamente, se elaboraron principalmente desde el siglo X al XIV y posteriormente empezaron a ser reemplazadas por almohadas hechas con otros materiales como los rellenos de plumas o vegetales como los usados en Europa.

En Japón las Geishas utilizaban también almohadas de materiales duros, de tamaño más pequeño,  para  mantener el cuello elevado durante el descanso. Debido a la dificultad de sus peinados, las Geishas aprendía a dormir con una especie de pequeño alzador de madera (20cm de ancho por 16cm de alto) llamado Takamuara y cubierto con un cojín de algodón debajo de sus cabezas. De esta forma se aseguraban que sus elaborados peinados se mantenían intactos durante muchos días. Como curiosidad, a las aprendices de geisha, por la noche, se les ponía arroz alrededor de su almohada de forma que si la cabeza resbalaba del Takamura el arroz se pegaba al peinado. Esto les obligaba a deshacer el peinado para eliminar el arroz y luego volver a realizar el complicado proceso de rehacer el peinado de nuevo.

almohada-geisha

Más tarde, los japoneses abandonarían definitivamente esta cultura asiática de la dureza y fabricarían almohadas con cáscaras de trigo, un material más adaptable y cómodo.

Las civilizaciones de las que somos herederos, la griega y romana, mostraron ya unos gustos más similares a los que nos caracterizan en la actualidad. Optaron por los materiales más blandos y suaves. En especial, de origen vegetal, tales como las plumas, juncos o pajas. Además, también demostraron tener cierto refinamiento estético, el cual demostraron en sus bordados artesanales.

A partir de entonces, las almohadas se van a parecer más a las que empleamos a día de hoy. No obstante, siguieron surgiendo excepciones a su uso común, como en la Inglaterra medieval. Enrique VIII prohibió su utilización, ya que se consideraban como unos síntomas de debilidad y solo se autorizó usarlas a las embarazadas.

Por último, la Revolución Industrial del siglo XIX implicó la producción en masa de almohadas, ya que fue posible trabajar con mejores márgenes la elaboración a partir de hilos y tintes. Hasta entonces, solo disfrutaba de las almohadas la alta sociedad y el pueblo llano se tenía que conformar con cojines hechos mediante cáscaras de cereales.

Actualmente las almohadas han evolucionado hacia elementos de puro confort y destinados al cuidado de la salud. Han pasado de ser meros bloques rígidos o sacos llenos de paja o plumas a elementos bastante más complicados como puede ser una almohada viscoelástica compuesta por varias unidades interiores y rodeado de tejidos especiales u otros materiales como el plumón; los cuales aportan todavía más confort y cuidado para tu cuello y cabeza.

almohadas-modernas

La almohada viscoelástica como culminación de esta historia

Como has podido comprobar, la historia de las almohadas, como la de la Humanidad, está caracterizada por una superación constante. En este sentido, la almohada viscoelástica supone actualmente el último grito tanto en comodidad como en salud.

Las almohadas viscoelásticas están fabricadas con una espuma de memoria denominada viscoelástica desarrollada por la NASA. Este material tiene la capacidad de adaptarse perfectamente a la cabeza y a la curvatura que tenemos en el cuello y espalda. Se ha trabajado mucho este material para conseguir muchas variaciones y distintos tipos de almohada viscoelástica, pero la almohada viscoelástica más avanzada e innovadora es la almohada viscoelástica “Ergomagic”.

La almohada viscoelástica “Ergomagic”

La almohada viscoelástica “Ergomagic” en la almohada más especial e innovadora que puedes encontrar hoy en día. Es el último grito en almohadas.

No solo está fabricada con una espuma viscoelástica especialmente diseñada para mejorar la salud del cuello, la cabeza y la espalda; sino que es ergonómica y puedes cambiar su altura a tu gusto. Su interior cuenta con tres niveles intercambiables, por lo que se amolda a la perfección a tus necesidades de altura y apoyo.

Además posee una capa exterior de plumón que aporta todavía más confort a tu descanso.

almohada-viscoelastica-ergomagic

Pero todavía hay más: Esta confeccionada con un tejido termorregulador (Tecnología Temprakon-Advance). Gracias a su capacidad termorreguladora podrás disfrutar de un sueño sin frio, sin calor, sin sudor ni humedad y a la temperatura ideal para ti.

Su ergonomía se une a la función termorreguladora, lo que favorece un descanso total. Y, por si fuera poco, destacamos su excelente plumón exterior y un diseño que a buen seguro que hará tus delicias.

Es en definitiva los último en almohadas viscoelásticas. No te la pierdas puedes saber todo sobre esta excepcional almohada en: Almohada Viscoelástica “Ergomagic” de Temprakon-Advance.

 

¿Y tú; sabes alguna curiosidad sobre la historia de las almohadas? Compártela con nosotros.

Artículos recomendados
Cuentanos...

Envíanos un email y te contestaremos rápidamente. Un saludo.